From the category archives:

Palabras para el Alma

Pensamientos en imagenes

{ Comments on this entry are closed }

 

Pensamientos: “A ti quien te condena?”

Dos hombres fueron condenados. La sentencia consistía en que en un día determinado, en veinte años, serían torturados lentamente hasta la muerte.

Al escuchar la sentencia, el más joven se retorció de la pena y del dolor, y a partir de ese día, cayó en una profunda depresión.

“¿Para qué vivir?” se preguntaba, “si de todas maneras van a arrebatarme la vida, y de una manera inconcebiblemente terrible?”

Desde ese día nunca fue el mismo. Cuando alguno de sus cercanos, compadecido por su estado, le ofrecía apoyo para tratar de alegrarlo, respondía rencorosamente diciendo:

– Claro, como tú no tienes que cargar mis penas, todo te parece fácil.

En otras ocasiones también replicaba:

– Tú no sabes lo que sufro, no es posible que me entiendas…

Y, a veces, alegaba en voz alta:

– ¿Para qué me esfuerzo? Si de todas formas… Y así, poco a poco, el hombre se fue encerrando en su amarga soledad y murió mucho antes de que se cumpliera el plazo de los veinte años.

El otro hombre, al escuchar la sentencia, se asustó y se impresionó, sin embargo a los pocos días resolvió que, como sus días estaban contados, los disfrutaría.

Con frecuencia afirmaba:

– No voy a anticipar el dolor y el miedo empezando a sufrir desde ahora.

Otras veces decía:

– Voy a agradecer con intensidad cada día que me quede.

Y, en vez de alejarse de los demás, decidió acercarse y disfrutar a los suyos, para sembrar en ellos lo mejor de sí.

Cuando alguien le mencionaba su condena, respondía en broma:

– Ellos me condenaron, yo no me voy a condenar sufriendo anticipadamente y, por ahora, estoy vivo.

Fue así que, paulatinamente, se convirtió en un hombre sabio y sencillo, conocido por su alegría y su espíritu de servicio.

Tanto, que mucho antes de los veinte años, le fue perdonada su condena.

(Desconozco el autor)

 

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

CÓMO MANTENERSE POSITIVO ANTE UNA SITUACIÓN NEGATIVA EN EL TRABAJO

Algunas veces la situación en el lugar de trabajo se ve negativa. La negatividad puede ser por varias razones, pero sin duda tendrá impacto en un individuo, ya que pasa aproximadamente 40% de su tiempo en el lugar de trabajo. A largo plazo la negatividad puede tener impacto en tu vida personal.

Consejos para permanecer positivo a lo largo de una situación negativa en el trabajo.

Acepta la situación y permanece calmado.
Acepta el hecho que las cosas no van a tu favor, o en una dirección correcta. Esto es importante, no se debe ignorar la situación. Después de aceptar la situación, permanece calmado. Estar demasiado emotivo, muy agresivo o bien deprimido solo arruinará la situación. Estar calmado te permite tener una mejor visión de la situación actual. Si no eres capaz de mantenerte calmado, entretiene de forma temporal tu ánimo. Ve a tomarte un café, llama a tus seres queridos pero no incluyas a tus amigos en la oficina. Esto te ayudará a ganar algo de tiempo para lograr calmarte. Y cuando discutas con tu círculo más cercano, seguro que obtendrás alguna visión de la situación diferente de la que ya tienes, lo que te ayudará a manejar las cosas mejor cuando ya te hayas calmado.

Revisa las razones de la situación actual.
Puedes revisar la secuencia de incidentes que han llevado a la situación. Tomar nota de los puntos o incidentes ayudará a analizar la situación. También esta lista puede ser usada para discutir con tu jefe o con quienes estén involucrados en la situación.

Analiza las razones.
Las razones pueden ser debido a influencias externas como una competitividad poco saludable, acoso de los compañeros de trabajo, un jefe sin apoyo, un cliente difícil, cuestiones técnicas, etc. Las influencias internas son errores sin intención que has cometido.
 
Planea los pasos siguientes.
Si la razón es debido a influencias externas comunícalas a tus superiores. Algunas veces el jefe no está de ánimo para escucharte o el jefe podría ser una persona difícil de llevar. No pierdas la paciencia o el temperamento. Envía un mensaje simple diciendo que necesitas un poco de su valioso tiempo para discutir un asunto. Si es posible prográmalo para cuando sientas que las influencias emocionales no te van a afectar. Durante la discusión, enfoca el asunto desde un punto de vista profesional. No debe sonar a queja. Si antes ya has hablado de esto, menciónalo. Si hay discusiones acaloradas durante la conversación, no pierdas tu temperamento. Enfócate en el punto. Da posibles soluciones o opciones que piensas que están disponibles.

Una vez que se haya decidido algo en la reunión, es hora de llevarlo a cabo.
Esto es muy importante. Hazlo inmediatamente para evitar más daño a la situación. Si se trata de una discusión más con tus compañeros de trabajo, no pierdas tu noción positiva. No vayas a la reunión con ideas preconcebidas. Si vas con ideas preconcebidas, no verás lo positivo de la discusión. Si hay mucha gente involucrada en la discusión, hay probabilidades de distracciones, discusiones, etc. No dejes que esto te desvíe de tu objetivo. Permanece alerta y reconduce al punto. Muestra las evidencias que tengas. Al final de la reunión elabora un resumen y distribúyelo entre los participantes.

Permanece positivo.
Después de todo lo anterior, si aún no te sientes cómodo, busca otras opciones. Siempre hay puertas abiertas para explorar, lo único es que tenemos que verlas. Recuerda que los compañeros de trabajo se preocuparán por ti mientras estés en una posición importante o en un determinado rol. No te molestes mucho por esto y dale gracias a Dios por ser afortunado en tener buenos familiares, amigos y por todas las buenas cosas que te ha dado.
 
Sé proactivo.
Informa de las avances a tu jefe de forma regular. La mayoría de veces, los empleados no se acercan al jefe. No tomes en cuenta el comportamiento de tu jefe de forma personal y dale informes regulares. Si no tienes oportunidad de hablar con tu jefe de forma regular, hazlo vía correo electrónico. Esto ayudará a estrechar la relación entre empleado y jefe.

Ajústate a las fechas que has prometido.
Esto ayuda a ganar la confianza de tu jefe.

Sé transparente.
Esto siempre es bueno. Aún si sientes que hay un problema que en principio no es visto como tal, comunícaselo a tu jefe. Así esto no sorprenderá a tu jefe cuando suceda. Dependiendo de la situación, puedes enviar un email o ir a su despacho y comunicárselo. Si tu jefe es una persona tosca, hazlo por email.

Sé honesto y confiable.
Si no eres capaz de completar la tarea asignada en el tiempo establecido, informa de la situación y pide más tiempo o simplemente pide sugerencias o ayuda para terminar la tarea. El jefe mirará las opciones alternativas de dar apoyo adicional o ampliar el tiempo.

Sé amigable pero a la vez se profesional con todos tus compañeros.
Es fácil de decir pero muy difícil de hacer, pero es lo que se requiere para que todo funcione bien.

Nunca tengas miedo de discutir de los problemas.
El miedo es la emoción más peligrosa que arruina las situaciones.

Sé agradable después de los anteriores pasos.
Sé atento. Mantén relaciones cordiales con todos.

No caigas en la tentación de los chismes.
Tus colegas estarán esperando añadir algo más a lo que tú has dicho y difundirlo.

No te desvíes con los movimientos emocionales.
Alguna gente trata de entrar en discusiones acaloradas. No reacciones más de lo necesario y vuelve a llevar las cosas al punto que tú quieres que estén: viéndolas desde un punto de vista positivo.

No respondas a chantajes de ningún tipo.
Algunos jefes dicen que ellos te han ayudado a ti antes o que no habrían esperado esto de ti, etc.  No les des a estos comentarios, más importancia de la que tienen.  No te dejes afectar.  Haz lo que debes hacer.

Artículo tomado de: WikiHow

 

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Instrucciones para vivir en la tierra

Recuerdo que antes de que yo naciera, me preocupaba que no conocía el mundo al que llegaría.

Entonces le pedí a Dios instrucciones para vivir en esta tierra. Dios acercó su voz a mi oído y me dijo:

Sé como el sol.
Levántate temprano y no te acuestes tarde.

Sé como la luna.
Brilla en la oscuridad, pero sométete a la luz mayor.

Sé como los pájaros.
Come, canta, bebe y vuela.

Sé como las flores.
Enamoradas del sol, pero fieles a sus raíces.

Sé como el buen perro.
Obediente, pero nada más a su Señor.

Sé como la fruta.
Bella por fuera, saludable por dentro.

Sé como el día.
Que llega y se retira sin alardes.

Sé como el oasis.
Da tu agua al sediento.

Sé como el río.
Siempre hacia adelante.

Sé como la luciérnaga.
Aunque pequeña, emite su propia luz.

Sé como el agua.
Buena y transparente.

Sé como José.
Cree en tus sueños.

Sé como Lázaro.
Levántate y anda.

Y sobre todas las cosas,
Sé como el cielo: la morada de Dios.

Desconozco el autor

.

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

 LA PRIMERA LECCION PARA OBTENER CARIÑO

Preguntaron a una madre cuál era el secreto para obtener que sus hijos fueran tan amados por los demás, y ella respondió:

“Mi primera lección es enseñarles a sonreír”.

Y resumía así los consejos que ella da a sus hijos:

Sonríe, sonríe, hasta que notes que tu continua seriedad o tu severidad habitual hayan desaparecido.

Sonríe, hasta que logres que el calor de tu rostro alegre, caliente tu corazón que tiende a ser frío.

Recuerda que tu sonrisa tiene un trabajo que hacer: ganar amigos para ti, y almas para Dios. Puedes ser apóstol con sólo sonreír.

Sonríe a los rostros solitarios.

Sonríe a los rostros enfermos.

Sonríe a los rostros arrugados de los ancianos.

Sonríe a los rostros sucios de los pordioseros.

Deja que en tu familia todos gocen de la belleza y de la inspiración que provienen de tu rostro sonriente.

Cuenta, si tú quieres, el número de sonrisas que la tuya haya despertado en otros durante el día.

Ese número representa cuántas veces tú has fomentado la felicidad, la alegría, el ánimo y la confianza en otros corazones.

La influencia de la sonrisa se extenderá hasta donde tú ni siquiera alcanzas a sospechar.

Tu sonrisa te abre muchas puertas, allana las dificultades y hasta puede obtenerte excepcionales favores.

Puede ser un comienzo de conversión a la Fe.

Puede ganarte un sinnúmero de verdaderos amigos.

Y sonríe también a Dios: aceptando lo que él quiere que te suceda, porque ya sabes que todo redunda en bien de los que aman al Señor.

Sufrir con amor es delicioso, pero sonreír en el sufrimiento es el arte supremo del amor.

Sonreír en el sufrimiento es cubrir con pétalos vistosos y perfumados las espinas de la vida, para que los demás sólo vean lo que agrada, y Dios, que ve en lo profundo, anote lo que nos va a recompensar.

Y así obtendrás que en el último día, Cristo tu Juez, te sonría también satisfecho y te lleve a donde nunca vas a dejar de sonreír.

P. Eliécer Sálesman
.

{ Comments on this entry are closed }

pensamientos

{ Comments on this entry are closed }


Estadisticas
herbalife