El sueño de la oruga 30-06-15

by pensamientos on 30/06/2015

in Pensamientos

 

El sueño de la oruga

Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un saltamontes:

– ¿Hacia dónde te diriges?, le preguntó.

Sin dejar de caminar, la oruga contestó:

– Tuve un sueño anoche; soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo.

Sorprendido, el saltamontes dijo, mientras su amigo se alejaba:

– ¡Debes estar loco!, ¿Cómo podrías llegar hasta aquel lugar?

– ¡Tú, una simple oruga!. Una piedra será para ti una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable.

Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó. Sus diminutos pies no dejaron de moverse.

La oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros.

Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo a desistir de su sueño!

-¡No lo lograrás jamás! – le dijeron -, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir.

Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar:

– Estaré mejor, fue lo último que dijo, y murió.

Todos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal mas loco del pueblo.

Había construido como su tumba un monumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió “por querer realizar un sueño irrealizable”.

Una mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una ADVERTENCIA PARA LOS ATREVIDOS. De pronto quedaron atónitos.

Aquella concha dura comenzó a quebrarse y con asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la oruga que creían muerta. Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas arco iris de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos: UNA MARIPOSA.

No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría: se iría volando hasta la gran montaña y realizaría un sueño; el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir.

 

{ Comments on this entry are closed }

 

Pensamientos: “¿QUÉ HACER CON LOS ERRORES DEL PASADO?…”

¿Quién de nosotros no se ha equivocado en esta vida?

Algunas cosas nos traen remordimientos, otras nos causan nostalgia,  otras nos entristecen profundamente.
Con todo, no podemos quedarnos recriminando o hiriéndonos por los errores o pecados del pasado.

Lo que pasó, pasó. Lo que importa es vivir el hoy, asumir la vida quetenemos ahora, evitar las fallas del pasado para construir un futuro mejor.

Analice este mensaje de Luis Homero:

“Si usted…
fue malo, pero se volvió bueno;
fue infiel, pero se volvió fiel;
fue desleal, pero se volvió leal;
fue tirano, pero se volvió justo;
fue enemigo, pero se volvió amigo;
fue vanidoso, pero se volvió sencillo;
fue arrogante, pero se volvió sereno;
fue orgulloso, pero se volvió humilde;
fue deshonesto, pero se volvió honesto.
Entonces, en vez de lamentarse por su pasado,
aproveche para vivir bien su tiempo presente”

NUNCA ES TARDE PARA RECOMENZAR UNA VIDA…

Padre Juca

 

{ Comments on this entry are closed }

Pensamiento 27-06-15

by pensamientos on 27/06/2015

in Pensamientos

Pensamientos espirituales

{ Comments on this entry are closed }

Pensamientos: “LA PERLA”

by pensamientos on 26/06/2015

in Pensamientos

 

Pensamientos: “LA PERLA”

Jenny era una linda niña de cinco años de ojos relucientes. Un día mientras ella con su mamá visitaban la tienda, y vio un collar de perlas de plástico que costaba 2.50 dólares. ¡Cuánto deseaba poseerlo!

Preguntó a su mamá si se lo compraría, y su mamá le dijo: Hagamos un trato, yo te compraré el collar y cuando lleguemos a casa haremos una lista de tareas que podrás realizar para pagar el collar, ¿está bien?

Jenny estuvo de acuerdo, y su mamá le compró el collar de perlas.

Jenny trabajó con tesón todos los días para cumplir con sus tareas. En poco tiempo Jenny canceló su deuda. ¡Jenny amaba sus perlas! Ella las llevaba puestas a todas partes: al kinder, a la cama, y cuando salía con su mamá.

Jenny tenía un padre que la quería muchísimo. Cuando Jenny iba a su cama, él se levantaba de su sillón favorito para leerle su cuento preferido. Una noche, cuando terminó el cuento, le dijo: “Jenny, ¿tú me quieres?”, “Oh, sí papá”. “Entonces, regálame tus perlas,” le pidió él. “¡Oh, papá! No mis perlas,” dijo Jenny. “Pero te doy a Rosita, mi muñeca favorita. ¿La recuerdas?, tú me la regalaste el año pasado para mi cumpleaños. Y te doy su ajuar también, ¿está bien, papá?”, “Oh, no hijita, está bien, no importa”, dándole un beso en la mejilla. “Buenas noches, pequeña”.

Una semana después, nuevamente su papá le preguntó al terminar el diario cuento: “Jenny, ¿tú me quieres?”, “Oh, sí papá, ¡tú sabes que te quiero!”, le dijo ella. “Entonces regálame tus perlas”. “¡Oh, papá!

No mis perlas; pero te doy a Lazos, mi caballo de juguete. Es mi favorito, su pelo es tan suave y tú puedes jugar con él y hacerle trencitas”. “Oh, no hijita, está bien,” le dijo su papá en la mejilla, “Felices sueños.”

Algunos días después, cuando el papá de Jenny entró a su dormitorio para leerle un cuento, Jenny estaba sentada en su cama y le temblaban los labios, “toma papá” dijo, y estiró su mano. La abrió y en su interior estaba su tan querido collar, el cual entregó a su padre. Con una mano él tomó las perlas de plástico y con la otra extrajo de su bolsillo una cajita de terciopelo azul. Dentro de la cajita había unas hermosas perlas genuinas. Él las había tenido todo este tiempo, esperando que Jenny renunciara a la baratija para poder darle la pieza de valor.

Y así es también con nuestro Padre Celestial. Él está esperando que renunciemos a las cosas sin valor en nuestras vidas para darnos preciosos tesoros. ¿No es bueno el Señor? Esto me hace pensar las cosas a las cuales me aferro y me pregunto: ¿qué es lo que Dios me quiere dar en su lugar?

Autor desconocido

 

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

 

ALGUIEN ESTÁ EN LA VENTANA

Johnny era un niño que visitaba a sus abuelos en su granja. Le dieron una resortera para que jugara afuera en el campo. Practicó en el campo, pero nunca pudo darle a su objetivo. Ya un poco desanimado regresó a la casa para la cena. Mientras caminaba de regreso, vio el pato más querido por su abuela, de inmediato le envío un golpe a la cabeza del pato con la resortera, y lo mató.

Estaba impresionado y consternado. En un momento de pánico, escondió el pato muerto entre una pila de madera. En ese momento vio que su hermana Sally lo estaba observando, pero no dijo nada. Después del almuerzo del día siguiente la abuela dijo:

– Sally vamos a lavar los platos.

Pero Sally dijo:

– Abuela, Johnny me dijo que él quería ayudarte en la cocina. Luego le susurró a él ¿Recuerdas el Pato? Así que Johnny lavó los platos.

Más tarde, ese día, el Abuelo les preguntó a los niños si querían ir a pescar, y la Abuela dijo:

– Lo siento pero necesito que Sally me ayude a hacer las compras.

Sally sólo sonrió y dijo:

– Bueno, no hay problema porque Johnny me dijo que quería ayudar. Ella susurró nuevamente: ¿Recuerdas el Pato? Así que, Sally se fue a pescar y Johnny se quedó ayudando.

Después de varios días en los cuales Johnny hacia tanto sus tareas como las de Sally, finalmente no pudo soportarlo más, y le confesó a su Abuela que había matado el pato. La Abuela se arrodilló, le dio un abrazo y le dijo:

– Corazón, yo lo sé. Yo estaba parada en la ventana y vi todo lo que pasó. Pero porque te amo, yo te perdono. Sólo me preguntaba cuánto tiempo más permitirías que Sally te hiciera su esclavo.

Así que para este día y los que están por venir, lo que sea, que hayas hecho en tu pasado: mentiras, miedos, odios, ira, falta de perdón, etc., lo que sea, tú necesitas saber que Jesús estaba parado en la ventana y Él vio todo lo sucedido. Él ha visto tu vida completa, Él quiere que sepas que te ama y que estás perdonado.

Desconozco el autor

 

{ Comments on this entry are closed }

Pensamientos: “LA FELICIDAD” 21-06-15

by pensamientos on 21/06/2015

in Pensamientos

 

LA FELICIDAD

  • La felicidad no depende de lo que pasa a nuestro alrededor, sino de lo que pasa dentro de nosotros.
  • La felicidad se mide por el espíritu con el cual nos enfrentamos a los problemas de la vida.
  • La felicidad es un asunto de valentía; es tan fácil sentirse deprimido y desesperado.
  • La felicidad es un estado de la mente. No somos felices en tanto no decidamos serlo.
  • La felicidad no consiste en hacer siempre lo que queramos; pero sí en querer todo lo que hagamos.
  • La felicidad nace de poner nuestro corazón en nuestro trabajo, y de hacerlo con alegría y entusiasmo.
  • La felicidad no tiene recetas; cada quien la cocina con el sazón de su propia meditación.
  • La felicidad no es una posada en el camino, sino una forma de caminar por la vida.

Autor Desconocido

{ Comments on this entry are closed }

Pensamiento 20-06-15

by pensamientos on 20/06/2015

in Pensamientos

Pensamientos imagenes

{ Comments on this entry are closed }

Palabras para El Alma – Pensamientos

{ Comments on this entry are closed }

Sí que importa quién eres 12-06-15

by pensamientos on 12/06/2015

in Pensamientos

 

Sí que importa quién eres

Una maestra neoyorquina decidió homenajear a cada uno de sus alumnos del último curso de bachillerato diciéndoles lo importantes que eran. Se valió de un procedimiento ideado por Hélice Bridges de Del Mar, California, y fue llamando a la pizarra, uno a uno, a todos los estudiantes. Primero fue diciendo a cada uno por qué él (o ella) era importante tanto para la maestra como para la clase. Después les fue dando una cinta azul que llevaba impreso, en letras doradas, el texto siguiente: «Sí que importa quién soy».

Después decidió investigar qué tipo de influencia tendría el hecho del reconocimiento sobre una comunidad. Dio a cada uno de sus alumnos tres cintas más y les encargó que difundieran en su medio esta ceremonia de reconocimiento. Luego debían hacer un seguimiento de los resultados, ver quién reconocía los méritos de quién y, al cabo de una semana, presentar un informe a la clase.

Uno de los chicos de la clase fue a visitar a un joven ejecutivo, para reconocer la ayuda que éste le había prestado en la planificación de su carrera.

Le dio una cinta azul y se la prendió en la camisa. Después le entregó dos cintas más, diciéndole:

—En clase estamos realizando un proyecto de investigación sobre el reconocimiento y nos gustaría que usted también encontrase a alguien merecedor de este honor, le diera una cinta azul y otra para que esa persona, a su vez, pueda reconocer a una tercera persona y así mantener en marcha esta ceremonia. Le ruego que después me informe de lo que suceda.

El mismo día, el joven ejecutivo fue a ver a su jefe que, en honor a la verdad, siempre se había caracterizado por ser bastante gruñón y le dijo que lo admiraba profundamente por su creatividad. El jefe pareció sorprendidísimo, más aún cuando su colaborador le preguntó si aceptaría que le entregara la cinta azul y le permitiría que se la prendiera.

—Bueno… sí, claro —balbuceó el atónito jefe.

El joven ejecutivo se la colocó en el pecho, sobre el corazón, y finalmente le dio la otra cinta, preguntándole:

—¿Me haría usted el favor de aceptar esa cinta y ofrecérsela a alguien que la merezca? El chico que me las dio está haciendo un proyecto escolar y queremos que esta ceremonia de reconocimiento continúe, para ver de qué manera afecta a la gente.

Esa noche, cuando el jefe regresó a casa, llamó a su hijo de catorce años y, tras indicarle que se sentara, le dijo:

—Hoy me pasó algo de lo más increíble. Estaba en mi despacho cuando uno de los ejecutivos vino a decirme que me admiraba y me dio una cinta azul por mi creatividad. ¡Imagínate, piensa que soy un genio creativo! Después me puso en la solapa esta cinta azul que dice «Sí que importa quién soy» y me dio otra pidiéndome que se la diera a alguien que a mi juicio la merezca. Esta noche, mientras volvía a casa, me puse a buscar a alguien cuyos méritos quisiera reconocer y me acordé de ti. Eres tú quien se merece este reconocimiento.

»Mi vida es realmente un acoso, y cuando vuelvo a casa no te presto mucha atención. A veces te grito por no traer notas suficientemente buenas de la escuela, pero no sé bien por qué, esta noche quería sentarme aquí contigo y… bueno, decirte simplemente que me importas. Además de tu madre, tú eres la persona más importante que hay en mi vida. ¡Eres un chico estupendo y te quiero muchísimo!

El sorprendido muchacho empezó a sollozar, y no podía dejar de llorar. Le temblaba todo el cuerpo. Levantó los ojos hacia su padre y le dijo, entre lágrimas:

—Papá, estaba pensando en suicidarme esta noche, creyendo que tú no me querías, ¡pero ahora ya no es necesario!

Helice Bridges

.

{ Comments on this entry are closed }

Estadisticas
.